Ecogénesis, Ambiente y Desarrollo Cultural
www.ecogenesis.com.ar
Derechos de autor reservados.

Inicio - Presentación - Quienes somos - Links - Cursos - Sugerencias y contacto - Contenidos educativos - Monografías - Artículos - Historia de la ciencia - Arte - Noticias y eventos - Ecochicos - Fotos - Agenda ambiental

Ecognesis - Leeuwenhoek, el microscopio y los protistas

Contenidos educativos

Leeuwenhoek, el microscopio y los protistas

Lic. Laura Ruiz

La historia comienza en el siglo XVII, siglo fecundo en descubrimientos y observaciones de la naturaleza. Entre 1591 y 1608 Zacharias Jensen y Digges inventan el microscopio (nombre dado por Demisiano en 1618). En esa época, las lentes de aumento eran una herramienta útil en el comercio; las utilizaban los relojeros, los mercaderes de tejido para observar la calidad de los mismos. El primero en hacer un uso científico de ellos fue Galileo.
Trabajando en un negocio de tejidos, el holandés Anthony van Leeuwenhoek (1632-1723) comienza a interesarse por el aspecto que tienen las cosas cuando se las ve bajo aumento. Comienza a trabajar en el tallado de los vidrios para mejorar las imágenes que observaba. Todo pasa por sus microscopios (musgos, leche, abejas, etc.). Sus instrumentos cobran fama y se convierten en un gran atractivo para la gente, incluyendo reyes. Sus observaciones fueron publicadas en Royal Society de Londres.

Leeuwenhoek fue el primero en observar (1675) “los animálculos microscópicos”, llamados también infusorios. Escribía a la Royal Society “En agua de lluvia que había permanecido durante varios días en un jarro vidriado, descubrí criaturas vivientes. Esto me impulsó a examinar dicha agua con mayor atención y sobre todo los animálculos, que me parecieron diez mil veces más pequeños que las pulgas de agua de que ha hablado M. Swammerdam, que pueden verse a simple vista”.

¿Qué era lo que maravilló tanto a Leeuwenhoek?. Organismos que sólo pueden verse al microscopio, organismos microscópicos o microorganismos Dentro de los organismos que pudo haber observado, se encuentran los protistas. Estos se caracterizan por ser unicelulares; son eucariontes, lo que significa que su ADN está incluido en un núcleo dentro de la célula; pueden ser autótrofos o heterótrofos. La categoría de protistas incluye muchos tipos de microorganismos, incluyendo mohos mucilaginosos hasta protozoarios y algas primitivas.

Observemos algunos ejemplos:

Ameba

Las amebas son células muy fluidas que se movilizan extendiendo partes de sus células como seudópodos o "pies falsos". Son heterótrofos, se los encuentra en ambientes acuáticos como terrestres.

Paramecium

Se impulsan mediante unas diminutas proyecciones, a modo de pelos, llamadas cilias. Además de servir para la locomoción, las cilias también tienen la función de crear corrientes que ayudan a arrastrar pequeñas partículas alimenticias hacia el interior de una depresión pequeña, a través de la cual se ingiere el alimento. Son heterótrofos, son de ambientes acuáticos.

Euglenofitos pigmentados

Organismos autótrofos, se desplazan utilizando un flagelo. A pesar de que presentan cloroplastos como las algas, forman un grupo aparte ya que no poseen pared celular. Característicos de aguas contaminadas.

Euglenofitos incoloros

Pertenece al mismo grupo que Euglena, pero no presentan cloroplastos. Son heterótrofos, se desplazan utilizando uno o dos flagelos Foto: Peranema

 

Algas verdes

Unicelulares. Presentan cloroplastos. Son autótrofos. .Foto: Chlorella

 

Estos organismos son muy pequeños, miden menos de 1 mm, sus dimensiones se expresan en micrones (mm), por ejemplo una Euglena, puede medir entre 50 a 70 micrómetros de largo. Es un grupo muy variado, abarca también organismos parásitos como Tripanosoma cruzi causante del mal de Chagas; en el agua contaminada podemos encontrar Entamoeba histolítica (ameba) causante de la disentería.

La observación al microscopio de una gota de agua (de florero o de estanque) nos da una aproximación de la gran diversidad de este grupo de organismos. Cada uno de ellos cumple un rol en el ecosistema contribuyendo a mantener el equilibrio, por lo cual hay que preservarlos, la forma es evitando la contaminación de los cuerpos de agua.

Bibliografía:
Rostand, J. 1985. Introducción a la historia de la biología. Ed. Planeta-Agostini. Barcelona (España)


Artculos relacionados